La sociedad evoluciona continuamente y la tecnología con ella. En las últimas décadas, hemos asistido a un gran desarrollo tecnológico, lo que ha provocado que la sociedad también evolucione. Se han creado los smartphones, mientras algunos se han tenido que adaptar, otros, han nacido con ellos.

En la actualidad, existe un gran vínculo entre el usuario y el dispositivo, pues llevamos el móvil a todos lados. Ese vínculo se produce porque los usuarios tomamos los móviles como un aliado. Hace años, solo servían para llamar, enviar mensajes y jugar a juegos como el gran conocido «Snake» de aquellos Nokia antiguos, pero con la llegada de los smartphones todo eso ha cambiado.

Los teléfonos inteligentes pueden ayudarte con tus tareas del día a día, ya no tienen solo las utilidades de antes. Hay que ser consciente de que cuando tienes uno en la mano, en realidad, tienes una herramienta con la que puedes acceder a un universo infinito de recursos. Para ello, las aplicaciones móviles —también denominadas Apps— tienen un papel fundamental. El término app es una abreviatura que viene de la palabra inglesa aplication. Existen multitud de aplicaciones móviles, de diferentes tipos y utilidades, entre las que destacan las destinadas a la salud.

Según Tania Hevia, directora de Wake App Health, el 65% de las aplicaciones van dirigidas a los ámbitos de fitness, dieta y bienestar. El porcentaje restante, es decir, el 35%, son sobre manejo de tratamientos de enfermedades, así como de patologías concretas.

Diferentes usos de las Apps de salud

Puedes encontrar aplicaciones para:

  • El embarazo y la salud tanto de la madre como del bebé: aplicaciones que te informan sobre el ciclo del embarazo, cómo va creciendo tu bebé, cuánto pesa, cuánto te queda para dar a luz.
  • Enfermedades específicas: son esas aplicaciones que se encargan, específicamente, de informarte sobre cómo tienes el corazón, el sistema circulatorio, el sistema nervioso, el sistema musculoesquelético, y no solo sobre ti, sino sobre tu bebé. También si eres una persona con diabetes, te informa acerca de cómo la tienes. O de cómo tienes el hierro, incluso, si tienes una buena salud mental.
  • La información acerca de medicamentos: aplicaciones que te recomiendan qué medicamentos tomar y que te informan sobre ellos para prevenirte de hacer algo mal.
  • Recordatorios: que sirven para que no se te olviden las cosas que tienes pendientes de hacer. Te recuerdan citas sanitarias, medicamentos que te tienes que tomar. Sobre todo, en las mujeres se utilizan las aplicaciones que te recuerdan el ciclo menstrual para estar prevenidas de cuándo toca. También existen otras como la nuestra, Uilyo, que te ayudan a recordar todo lo que tenga que ver con lo sanitario. Y no solo lo relacionado contigo, sino con tus familiares, pues te deja compartir lo que tengas anotado con ellos para que también estén pendientes e igual a la inversa.
  • Servicios de salud y aseguradoras: también tienen sus propias aplicaciones para que sus clientes tengan una mejor información y puedan estar más cerca de ellos.

Diversos tipos de Apps de salud:

Según el tipo de persona que seas, tendrás diferentes alternativas de aplicaciones que se acomoden a tu ámbito o necesidad. No usan el mismo tipo de aplicaciones los profesionales sanitarios que los ciudadanos comunes.

Si eres un ciudadano común usarás aplicaciones tipo:

  • Manejo de enfermedades: aquellas que te ofrecen recursos, control de medicamentos, información, parámetros médicos. Además de instrucciones que te faciliten hacer diferentes cuidados, ya sea para ti o para otra persona.
  • Dieta: es uno de los tipos de aplicaciones que más utilizan los usuarios. Son Apps para que lleves el seguimiento de tu dieta calórica o de tu peso. Suelen ofrecerte gráficos y estadísticas acerca de tu evolución y de tu salud. Te advierten si lo estás haciendo bien o no. Si estás consiguiendo tus objetivos o no y de cuáles son estos.
  • Fitness: aplicaciones para que hagas deportes. Hay multitud: correr, andar, ejercicios de tonificación. Todo ello, con un entrenador virtual que te anima y te explica en los vídeos cómo hacerlo, sobre todo, en los ejercicios dirigidos a tonificar el cuerpo. También te ofrece todos los materiales que son recomendables usar.
  • Bienestar: aquellas que puedes usar para hacer Yoga, Pilates, relajación y conectar tu persona. Algunas incluyen solo audios con la voz de una persona que te explica cómo hacerlo y te guía, y, otras, incluyen vídeos que muestran la postura correcta en la que debes hacer los ejercicios.

Si eres un profesional sanitario, el tipo de aplicaciones que usarás son:

  • Herramientas de ayuda profesional: como calculadoras médicas, bases de datos de fármacos o sistemas de apoyo.
  • Apps que funcionan como dispositivos médicos: aquellas que te permitan realizar variables biológicas, pruebas médicas o complementarias. Con ellas, puedes transformar un smartphone o una tablet en un pulsioxímetro, otoscopio, tensiómetro, entre otros.
  • Las que ayuden a comunicarte con tus compañeros: aplicaciones propias de mensajería, redes sociales, videoconferencia, etc.
  • Creación de contenidos: servicios donde puedas guardar toda la información que manejas, que creas y que sean seguros. Ejemplos de ellos son: la nube, notas o blogs.

¿Qué te han parecido estos tipos y usos de aplicaciones? ¿Los conocías? ¿Te han servido? Ahora ya puedes descargarte la aplicación que a ti te venga mejor para tus necesidades.

CTA beta uilyo