El historial médico ya no es solo cosa de nuestro centro de salud, ni de hospitales, ni de farmacias. También es cosa tuya.

Seguramente no recuerdes tu primera visita al médico, incluso es posible que te esté costando recordar la última. De cualquier forma, en aquel primer encuentro nació tu historia. Una recopilación de información sobre ti, como paciente, que puede ser utilizada para comprender mejor cualquier problema de salud que puedas sufrir.

Una especie de base de datos sobre uno mismo que nace de la entrevista entre médico y paciente, donde él cumple el rol de entrevistador y tú el de entrevistado. Sin embargo, aunque tú seas la principal fuente de información, existen otros puntos que pueden nutrir tu historial médico. Una revisión de los sistemas, también conocido como ROS, es una herramienta capacitada para recopilar información importante sobre un paciente, tal y como signos o síntomas que este podría haber ignorado. Hablamos de una revisión de los pies a la cabeza.

Es así como nace tu historia médica. Es así como te convertiste en el protagonista único de ella, pero ¿qué puedes hacer por generar la tuya propia a partir de hoy?

Tu historial médico en tus manos

Es lo que han conseguido aquellas personas que ya han apostado por las aplicaciones de salud que lo hacen posible. En la actualidad, dudar de la relevancia de las nuevas tecnologías nos hace más débiles. Primero, porque no podemos caminar en nuestra sociedad actual pasando desapercibidos ante ellas. Y segundo, porque nos mantendrían aislados del mundo contemporáneo.

Varios especialistas coinciden en señalar la eficacia de las aplicaciones móviles  para anotar cualquier valor médico y, así, generar un historial al alcance de cualquier paciente. Señalan, además, su relevancia en determinados momentos de nuestra vida, tal y como las vacaciones o cualquier otro viaje lejos de nuestro hogar.

Hasta el momento, esta se ha convertido en una oportunidad que ya ofrecen las aplicaciones móviles especializadas en salud. Y es que no solo nos posibilitan estar al día de todo lo relacionado con nuestro bienestar, sino también con el de otros familiares y no bajar nunca la guardia sobre nosotros mismos. Por eso, las aplicaciones móviles se han convertido en una forma eficaz para prestar dicha atención.

Hablamos de estos sistemas como un potencial que reside en los servicios que ofrece. Brindan la posibilidad de generar el historial médico de manera automática, y ser tú quien nutre esa información sobre medicamentos, citas, niveles de glucemia, ritmo cardíaco, peso, nivel de hierro en sangre, etc. Y no solo eso, sino que, las más actualizadas, son capaces de avisar la toma de medicamentos o cualquier otra actividad relacionada.

¿Qué te parece?

La automatización de la salud

Se dice que la automatización siempre trae más ventajas que desventajas. En este caso, queremos verificarlo de cara a la salud, sobre todo por la cantidad de posibilidades que nos brinda. Hace tiempo, leímos un libro llamado Superficiales en el que se hablaba de cómo Internet había cambiado nuestras vidas.

Había opiniones de todo tipo, unas mejores y otras no tanto. Puestos a recordar esta influencia, todavía somos conscientes de la primera vez que pudimos pedir una cita médica desde nuestro teléfono móvil. En ese momento, nos sentimos tan extraños como satisfechos. Estábamos siendo testigos directos de un cambio. En esa misma línea, vino el adiós a las ventanillas de administración, vinieron también los justificantes impresos con solo rozar un código de barras. Y así es como la automatización ha ido entrando en el sector salud.

Sin duda, hemos obtenido importante mejoras en los tiempos, nos hemos convertido en los actores principales de nuestro seguimiento en la salud y tenemos ante nuestros ojos la posibilidad de seguir haciéndolo.

¡Escribe tu propia historia y no dejes que nadie te la cuente!

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes