Empiezo a pensar que puede percibirse como un aspecto puramente técnico cuando, en realidad, no es más que el control sobre nosotros mismos. Puede que nunca os lo hayáis preguntado, pero igual y sí habéis sentido su necesidad. Por ejemplo: ¿alguna vez te has enfrentado a ti mismo por haber olvidado una cita con tu médico?, ¿has anotado una revisión médica en cualquier lugar?, ¿recuerdas haber olvidado la toma de un medicamento?, ¿no sabes cómo organizar los valores médicos de tus pacientes o familiares? Entonces, déjame decirte que sí. Has sentido la necesidad de centralizar los datos sobre la salud, sobre el cuidado familiar.

Queremos compartir contigo algunas razones por las que resulta fundamental contar con un lugar, un sistema — llamarlo como queráis — en el que anotar cada acción referente a la salud.

Una estructura equivocada es garantía de fracaso.

La base de datos de nuestra salud

A menudo, nos encontramos con diversos titulares en internet que hacen referencia al big data en las empresas, big data en sistemas electorales, big data en agricultura y hasta big data en la educación. Así, sucesivamente, ¿verdad? Sin embargo, yo tengo una pregunta que haceros: ¿existe algo más urgente que un lugar en el que centralizar todo lo referente a nuestra salud y la de nuestro entorno más cercano?

Como os decía, puede que nunca os lo hayáis planteado, o sí. No lo sé. Pero de lo que sí podemos estar totalmente seguros es de que es un recurso necesario para mantener el control necesario en el seguimiento de la salud. Tener los valores médicos a disposición en cualquier momento y desde cualquier lugar aporta una ventaja indiscutible en el sector de la salud. Si necesitas conocer la última analítica, ahí la tienes. A golpe de clic. Así con la medicación a tomar, el horario en el que un familiar le cuida y, en definitiva, con cualquier tipo de información sobre la salud.

Los datos deben estar centralizados por múltiples razones, pero principalmente para garantizar un cuidado ejemplar que no incida negativamente en nuestra salud. ¿Sois conscientes de lo vital que resulta tener el control de todo lo referente a este paradigma?

Sabemos que innovar es crecer.

Una nueva forma de cuidado

Las nuevas herramientas tecnológicas están revolucionando el sector de la salud. Están uniendo tres pilares de toda vida: la familia, la salud y el cuidado. Así, surge la necesidad de mantener organizados, en un único lugar o sistema, la toma de valores, como el ritmo cardíaco o el nivel de glucemia; recordatorios que nos avisen sobre la dosis prescrita por el facultativo, la hora a la que debo tomarme el medicamento o incluso una cita con mi médico; información a tu alcance. Mantenerse informado nunca fue tan fácil. Surge, así, una nueva forma de cuidado de pacientes y familiares.

La democratización del cuidado de familiares y pacientes ya es posible. Hemos dicho adiós a las utopías para abrir paso al seguimiento controlado de la salud. A lo largo de la vida, hemos aprendido que da igual que te esfuerces en memorizar, aclarar y anotar, pues llega un momento en el que la información se convierte en desinformación. Por ello, hay que tener especial cuidado a la hora de obtener datos sobre nuestra salud, la de nuestros pacientes y familiares.

Adiós a las preocupaciones

¿Cuántas veces te has/han preguntado sobre la toma de un medicamento?, ¿alguna vez has perdido de vista la ubicación de un paciente o familiar con Alzheimer?, ¿te preocupa quién está cuidando de tus familiares en este momento? La tecnología ha dado respuesta a estos interrogantes en forma de solución. Por eso, algunos expertos en desarrollo tecnológico del sector salud ya optan por hablar de una revolución que cambiará la forma en la que se cuida de un familiar.

Deja de lado las dudas sobre la salud y apuesta por las nuevas oportunidades que ya se encuentran a nuestra mera disposición.

En dos palabras: innovación y creatividad.

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes