Estamos de acuerdo con que una parte de la sociedad insiste en señalar los contras de estas herramientas, pero ¿acaso ellos no las usan? Sirva de ejemplo el libro de Superficiales en el que Nicholass Carr habla de lo estúpidos que nos vuelve Google y todo lo que tenga que ver con él.

Sin embargo, todos somos conscientes de que las aplicaciones móviles nos facilitan la vida, pese a sus contras. Día a día utilizamos cosas que también los tienen, pero no por ella dejamos de darles uso. Sirva de ejemplo el dinero. ¿Cuántas acciones ilícitas de blanqueo de capitales y corrupción salen a la luz cada día con el euro? ¿Cuántas personas han dejado de utilizarlo por ello?

Ha llegado el momento de hablar de las aplicaciones desde el lado positivo. Y tú ¿de qué lado estás?

El compañero ideal de nuestro día a día

Está claro que el ser humano no es un ente perfecto, pero en el universo de sus imperfecciones tiene algo especialmente útil: su imaginación. De ella ha nacido todo lo que ahora mismo tienes delante de tus ojos, y las aplicaciones no podían ser menos. Miles de ellas se han convertido en las protagonistas de nuestro smartphone. Tanto, que ya existen profesiones para desarrollarlas.

¿Quieres jugar? Ha llegado la hora de proponerte un reto. Intenta recordar todos los medicamentos que has tomado a lo largo de tu vida, o las veces que has acudido a tu médico. Lo que sea, pero relacionado con la salud. Es imposible acordarse, así que deja de intentarlo. Hoy en día, conocer con exactitud la medicina ingerida puede abrir un campo a la investigación de problemas posteriores.

Las aplicaciones móviles nos aportan, en muchas ocasiones, la tranquilidad que andamos buscando. Por eso hablamos de ellas como el acompañante ideal de nuestro día a día.

La salud, un factor para no perder de vista

La salud es el elemento del que depende todo lo que hacemos. Tanto, que sin él sería imposible vivir. Todo lo que hacemos en nuestra existencia debe ir siempre con cuidado y enfocado a la salud. Abrigarse para no coger frío, no fumar para prevenir el cáncer, no consumir bebidas alcohólicas para no dañar nuestro hígado…. Y así hasta un sinfín de situaciones.

El punto positivo es que podemos controlar todos nuestros valores médicos.

Tienes dos opciones

Así es. No es que te demos a elegir entre dos cosas, es que no hay más alternativas. Por eso queremos hacerte la pregunta del millón: ¿ves las aplicaciones como una amenaza a tu salud o crees que pueden servir para garantizar el bienestar? Todo depende del tipo de aplicaciones de las que hablemos. Sin embargo, permítenos posicionarnos en la segunda parte. Hemos dedicado demasiado tiempo a criticar o a mostrarnos reticentes a lo nuevo como para quedarnos de brazos cruzados ante un proyecto que apunta alto.

Las aplicaciones ya son capaces de centralizar toda la información acerca de la salud. Los hospitales y centros sanitarios se llenan cada día de pacientes desesperados y preocupados. ¿Qué crees que cambiaría si cada uno de ellos contara con una aplicación como esta? ¿Cómo se transformarían sus vidas? ¿Cuántos quebraderos de cabeza se quitarían de encima solo con un clic?

Estamos acostumbrados a temer a lo nuevo, al cambio. Sin embargo, sucede que, cuando lo probamos, ya nada puede detenernos. Ocurre con todo. Si no es ahora, será en otro momento. Pero la tecnología y el ser humano están destinados a cruzarse. Es más, en este post ya se han encontrado al hablar de la salud como compañero vital del ser humano, y de las aplicaciones como acompañante perfecto de su día a día. ¿Lo ves? El punto de encuentro eres tú.

CTA beta uilyo