Cuidar de las personas es una tarea que vive casi intrínseca a nosotros los seres humanos. A lo largo de nuestra vida recorremos períodos de tiempo en los que necesitamos el cuidado, sea por nuestra dependencia o por la necesidad natural de sentirnos protegidos. Cuando un familiar enferma, las personas asumen las tareas de cuidado básicas, así como la responsabilidad que todo ello implica. En Uilyocreemos que hoy puede ser un buen día para hablar de ello.

¡Comenzamos!

La búsqueda de emociones positivas

Una de las principales razones directas o indirectas por las que cuidamos de nuestros seres queridos se encuentra en la generación de las emociones positivas. Sabemos que nos conmueven y nos llevan a realizar acciones que mejoran nuestro estado de ánimo, primero, y nuestra vida, después. Cuando a nuestros familiares les acecha la dependencia, no debemos olvidar que siguen siendo personas. Por eso, nuestra atención se convierte en el apoyo más importante para ellos.

La protección, el amor incondicional y la seguridadson valores que no pueden pasar desapercibidos, pues cumplen un papel en el estado de ánimo mucho más importante de lo que puedas imaginar. Tanto es así, que hay estudios que indican que la actitud es el pilar imprescindible y más necesario para superar cualquier tipo de enfermedad, como el cáncer. Mantener una actitud positiva aumenta la fortaleza y el ánimo, y tú, como familiar, tienes mucho que ver con todo esto.

Ante el estrés y la angustia de nuestros familiares

Cuando las personas sienten que no pueden controlar los cambios que les provocan algunas enfermedades, entran en un estado de angustia que reduce su calidad de vida. La incertidumbre se apodera de ellos, lo que influye estrechamente en los resultados médicos. Son afirmaciones del National Cancer Institute(NCI). Es en este punto donde comienzan a cobrar gran importancia las estrategias para manejar el estrés, las iniciativas de apoyo, y, en definitiva, todas aquellas acciones que impliquen una mejora en la actitud de los pacientes y familiares.

¿Qué podemos hacer para mejorar su actitud?

Además del apoyo emocional y el cuidado físico, existen otros factores que influyen directamente sobre el bienestar de nuestros enfermos. Sirvan de ejemplo los ejercicios de entrenamiento para relajarse, las terapias comunicativaspor medio de la conversación, el conocimiento sobre la enfermedad o el tipo de dependencia que se padece, el apoyo de todo el entorno familiar, la toma del medicamento recomendado, realizar ejercicio físico, etc.

La realización de todas estas tareas será mucho más fácil para ellos si cuentan con nuestro respaldo. El impacto emocional provocado por una dolencia o una afección va mucho más allá de la persona que lo padece. El vínculo y la estructura familiar deben estar más fuertes que nunca, pues necesitan adaptarse al contexto.

Tú puedes formar parte del fomento de su bienestar. No lo olvides.

El control de su estado

Aunque parezca una acción sin más, lo cierto es que el control nos hace sentirnos seguros. Controlar una determinada situación nos permite conocer los límites y mantenernos dentro de ellos. La seguridad y la protección son dos pilares imprescindibles en la vida de todas las personas, más aún cuando estas se encuentran en un estado de dependencia, sea por su edad o por las circunstancias. Así que, en los últimos años, la tecnología ha tenido en cuenta este factor, de manera que se han creado aplicaciones móviles capacitadas para registrar cualquier valor médico o dato relacionado nuestra salud, la de nuestros pacientes y también la de los familiares.

Los avances vienen pisando fuerte sin olvidar la importancia de un buen cuidado.

CTA beta uilyo