Sea por la esperanza de vida o sea por cualquier otra cosa, se estima que, “en 2050, el 15% de la población española superará los 80 años”, según indica El País.

¿Qué significa esto?

El mundo del cuidado está presente en nuestras vidas desde que nacemos hasta que morimos. La infancia nos hace personas dependientes mientras que la vejez también. Es así como vamos atravesando diferentes etapas de nuestra vida en las que la dependencia se convierte en una parte más de nosotros.

La mayoría de los ancianos que habitan nuestro país en la actualidad son personas dependientes. Otros, todavía se sirven por sí solos. Sin embargo, la labor de los cuidadores ha cobrado una gran importancia en sus vidas, algo que, según indican los datos, seguirá aumentando.

¿Habías pensado en esto? ¿Qué opinan estos profesionales?

En palabras de los cuidadores

La importancia de esta profesión es indudable, sobre todo porque estos expertos son personas vitales para los ancianos. El cuidado es un apoyo crucial, una pierna con la que caminan y un brazo al que agarrarse para seguir haciéndolo. Hemos recogido las declaraciones de Moisés Góngora, un catalán de 47 años que apoya física y psicológicamente a personas dependientes: “Nunca he tenido problemas, solo alguna señora que por pudor no quería que la lavara”. Además, señala la incorporación cada vez mayor del hombre a estas labores.

Mejorar esta profesión

Mejorar es siempre un objetivo, se mire a donde se mire. En el mundo del cuidado de pacientes, familiares o ancianos, resulta muy importante no olvidar las citas con el médico y llevar la toma de medicamentos en regla. En definitiva, debemos tener bajo control todo lo referente a su salud.

Con este objetivo, han nacido las aplicaciones móviles orientadas al registro de actividades y valores médicos, con las que poder llevar el control de todo lo referente a la salud de nuestros allegados. Se trata, por tanto de una forma de mejorar la tención y el cuidado de las personas.

Durante los últimos años ha crecido el interés de la población en las tecnologías, por lo que algunos profesionales han trasladado este fenómeno al campo del cuidado.

Ya no hablamos únicamente de sistemas o herramientas que sirven de ayuda al médico, al familiar o al cuidador profesional. Nos referimos también al paciente.

¿Qué otras alternativas permiten estas aplicaciones?

La tecnología digital ha aterrizado en el universo del cuidado, y parece haberlo hecho para quedarse. La informática y los teléfonos móviles están en todas partes. Nos acompañan en el bolsillo, nos avisan cuando alguien nos reclama, y este fenómeno tenía que aprovecharse de alguna manera.

Gracias a los avances tecnológicos en salud, estos dos pilares han logrado coordinarse y orientarse hacia un fin único: mejorar las tareas del cuidador y el bienestar del paciente o familiar.

¿Qué podemos conseguir gracias a estas herramientas?

  • Atención organizada y coordinada por parte de los distintos cuidadores.
  • Seguimiento y evaluación de los registros de salud que hagamos.
  • Información, conocimiento y educación sobre aspectos relacionados con la salud.
  • Administración de citas y tareas sobre las personas dependientes.
  • Administración de medicamentos y horarios.
  • Acceso a la información en cualquier momento y lugar.

Pero estas no son las únicas alternativas que ofrecen las aplicaciones de cuidado y salud, pues existen otras enfocadas al entretenimiento y los juegos de mente, una tarea que también realizan algunos cuidadores; ejercicio físico y mejora de la alimentación; ejercicios de meditación; etc.

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes