Siempre me ha parecido asustadiza la capacidad que brinda el poder a todo cuanto se acerca, a todos cuantos lo tienen en sus manos, su capacidad de decidir sobre el resto. Sin embargo, hace poco tiempo, comencé a tomar conciencia de un sector en el que no me importaría tener todo el poder del mundo. Un ámbito sin el cual, ni tú ni yo estaríamos ahora mismo aquí. Me refiero a la salud, ese estado tan necesario que sin su presencia sería prácticamente imposible vivir. Supongo que todos queremos una vida placentera cargada de buena salud, por eso, me gusta tener poder sobre la mía y la de quienes me rodean.

Por utópico que parezca, la tecnología está dando pasos hacia la consecución de este objetivo. Quizás todavía no cumpla con todas nuestras expectativas, pero sus primeras huellas no han dejado indiferente a nadie. Ya se están desarrollando sistemas en los que mantener centralizada la información sobre la salud, y eso, es realmente importante para quienes cumplen con la labor de cuidadores.

¿Hacia dónde avanzamos?

Lo verdaderamente importante

¿Qué es lo verdaderamente importante? Para un cuidador, o encargado de individuos tanto dependientes como independientes, quizás, lo más importante sea el buen desarrollo de sus labores. Cuando digo esto, me refiero al control de la medicación, las citas con el médico, el horario en el que se cuida de un paciente o familiar, el conocimiento de los valores médicos, la estatura de sus hijos, etc.

Lo verdaderamente importante, entonces, es mantener el control sobre la información de la salud, pero ¿cómo podemos conseguirlo? En la introducción de este post ya os hemos dado una pista, y es que la tecnología, así como las aplicaciones y otros sistemas, se han convertido en la manera más extraordinaria y efectiva de conseguir el control de todo cuanto necesitamos para un cuidado efectivo.

Nadie dijo que fuera fácil, pero tampoco nos dijeron que fuese imposible. Así que, mientras quede una sola posibilidad, seguiremos trabajando para facilitar el desarrollo de lo verdaderamente importante.

¡Cuidar del resto es cuidar de nosotros!

Cuidado de familiares y pacientes

La importancia de un buen cuidado sobre nuestros pacientes

Parece que el buen cuidado se ha convertido en una acción sin más. Sin embargo, se trata de una labor decisiva para la buena salud de los pacientes, familiares o cualquiera que se encuentre a cargo de un cuidador. Los pacientes, por lo general, suelen ser personas dependientes, de manera que los encargados de su cuidado tienen una gran responsabilidad a su cargo. Las acciones desarrolladas sobre ellos pueden determinar, en gran medida, el estado de salud de estos. Es aquí donde radica la clave de su importancia. ¿Tienes algo que aportar al respecto?, ¿has vivido la necesidad de mantener organizada la información? Estaremos encantados de escucharte.

El cambio acecha al cuidado familiar

No sé si por la tecnología, no sé si por la transformación de las necesidades, pero el cuidado familiar ha cambiado la manera de llevarse a cabo. ¿Cómo se cuidaba de las personas hace veinte años? Seguramente, se te estén viniendo a la memoria algunos recuerdos. Sea como fuere, está claro que las formas han cambiado. Las tecnologías de la actualidad apuntan hacia un cuidado integrado en nuestros dispositivos, un cuidado casi virtual capaz de centralizar la realidad del paciente en cada momento.

¿Quién estará cuidando de mi hermano?; mi abuelo tiene Alzheimer, ¿dónde estará en este momento?; ¿se habrá tomado mi paciente la medicación?…

La tranquilidad y la seguridad no tienen precio, y la tecnología está acabando con la incertidumbre que les hace sombra.

evolución del cuidado de pacientes y familiares