Hasta hace poco tiempo, el fenómeno de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) en la salud parecía algo tremenda y únicamente enlazado con los hospitales públicos y privados. Y digo poco tiempo porque te estamos contando esto con la mirada puesta en principios del año 2018.

Ha pasado un año desde entonces. Un año cargado de novedades tecnológicas en donde los pacientes, como consumidores de salud y tecnología, han entrado a formar parte del plan. Sin embargo, a los consumidores ya no les sirve con cualquier servicio que satisfaga más o menos sus necesidades. No. Lo que les interesa realmente es cumplir con el nivel de exigencias en sus requerimientos, y ¿qué mejor forma de conseguirlo que aprovechando el mundo de las aplicaciones móviles?

Una tendencia y una oportunidad tecnológica

En cuestiones de salud, no todo vale. Durante 2017 y 2018 hemos podido observar cómo las aplicaciones móviles actuaban cada vez más cerca de la salud. Basta con hacer un repaso por las principales que se han desarrollado y han entrado a formar parte de la vida de los estudiantes de medicina. Los jóvenes han encontrado un apoyo necesario para su aprendizaje práctico y dinámico. Herramientas como Medscape o Daily Rounds for Doctors pueden ser dos buenos ejemplos de ello.

Y no solo eso. ¿Qué hay de las redes sociales en el sector salud? ¿Y de las herramientas online? Hace justo un año nos encontrábamos aquí hablándoos del ‘Futuro de las aplicaciones móviles de salud’, un futuro que hoy es nuestro presente. Recordamos que, en aquel momento, se nos ocurrió hablar de la web 3.0 desde el punto de vista de la personalización. Varios meses después, creemos que este punto ya se ha conseguido. Os contamos el porqué.

En la actualidad, ya es posible registrarse de manera gratuita en aplicaciones móviles para centralizar cualquier valor médico, la toma de un medicamento, recordatorios de citas, estatura y peso, control del cuidado de pacientes y familiares, y una larga lista de datos de gran interés para los usuarios sobre su salud.

Hemos observado, así, un crecimiento del interés en las aplicaciones tecnológicas de salud.

Desde el otro lado de la mesa

Así es como han comenzado a dar sus pasos algunas de las aplicaciones más modernas del sector salud. Desde el otro lado. ¿Por qué? Porque ya no hablamos de sistemas o herramientas que únicamente sirven al médico, al hospital o al cuidador, sino también al paciente. Ahora, es él quien puede registrar sus propios datos, quien tiene en sus manos la posibilidad de crear su historia médica, quien no necesita más que hacer clic para tener el poder y el control de su salud y de la de quienes le rodean.

Sin embargo, lo más importante ya no es lo que permiten estas herramientas, sino lo que reflejan. En este caso, observamos una clara evolución que cada vez se enfoca más en el paciente. Una evolución y revolución cuyo epicentro nace de él.

¿Conoces alguna aplicación de este tipo? Si es así, recuerda que puedes compartirlo con nosotros.

El punto de la personalización

Cuando más personal, más cercano. Y cuanto más cercano, más sencillo. Los desarrolladores de Apps deben tener muy presente que en materia de aplicaciones de salud la personalización cobra una gran importancia. Nos encontramos con dos partes: doctor y paciente. Y como tal, no podemos hablar de una aplicación dirigida a todos por igual.

Se trata de un segmento al que podemos llegar gracias a la oportunidad de convertir sus tareas rutinarias, como anotar en un papel la próxima cita con su médico, en parte de la innovación tecnológica. Sin embargo, en muchas ocasiones, las personas se muestran reticentes a la inclusión de las tecnologías en su vida, y es que salir de la zona de confort, cambiar los estándares de toda una vida, no es tarea fácil.

Pero ¿cuál es la otra opción?

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes