Aunque hablar de cuidado a veces nos lleva a pensar en el período más avanzado de nuestra existencia, la realidad que se forja no deja de lado toda nuestra trayectoria. Me explico. El cuidado hacia nosotros y hacia los demás existe desde el momento en que nacemos. Algunos olvidan lo vital que resulta proteger a nuestros mayores tanto como a los niños.

Cuidar, cuidar y cuidar. Deseamos poner en marcha este verbo a la vez que necesitamos que también lo hagan con nosotros. Es algo que ya nace intrínsecamente con las personas. Párate a pensarlo por un momento: ¿alguien cuestiona la manera en la que cuidamos de nuestros hijos? Nadie viene a decirnos que es una responsabilidad, pues, sencillamente, lo sabes y lo haces.

La protección siempre es importante, tanto que juega un papel primario en el desarrollo de nuestros principios y valores, así como en las conductas. Por ello, hoy queremos compartir contigo cómo planificar el cuidado de la familia.

¿Quieres seguir conociendo algunas novedades sobre este tema?

Planificar para cuidar

Cuando hablamos de cuidadores, no solo nos referimos a la profesión como tal, sino a cualquier persona del mundo interesada en conocer el estado de salud de sus familiares, por ejemplo. Antes de preocuparte por esta cuestión no te planteas si deberías hacerlo o no. Sin embargo, cuando se trata de un cuidado como profesión, eres tú quien lo elige. Antes de llegar al momento de convertirte en un cuidador, pongamos de pacientes, subyace un esfuerzo y una decisión.

Es entregarse a los demás. Por ello, planificar se ha convertido en un pilar esencial para cuidar. Y ya no hablamos únicamente de un plan para elegir tal o cual profesión, sino en contar con herramientas que te permitan hacer un seguimiento de las acciones llevadas a cabo sobre aquellos que son cuidados. Nos referimos a algo tan básico y crucial como anotar cuándo será tu próxima cita con el médico, o el horario en el que debes tomar un determinado medicamento.

Elaborar o establecer un plan conforme al que se ha desarrollado la actividad de esta profesión puede ser la mejor forma de llevar a cabo un cuidado de éxito.

Pero ¿cómo puedo planear el cuidado?

En la actualidad, no tendría nada de nuevo decir que la tecnología nos ha brindado la posibilidad de llevar nuestras actividades al punto más alto. Hablemos de las aplicaciones, por ejemplo. Hemos sido testigos de la ampliación de su campo hasta el punto de desarrollar aplicaciones para que las personas ejerciten su mente, para combatir la adicción al teléfono móvil, etc. Hoy, esta cuestión va más allá.

Algunas aplicaciones permiten centralizar toda la información referente al cuidado rompiendo, incluso, con las barreras geográficas. Valores médicos como la tensión o el nivel de glucosa pueden ser anotados en un lugar y que, quien tú decidas, pueda tener acceso a tal información en cualquier momento y lugar. Por ello, este tipo de herramientas se han convertido en una manera eficaz de planear el cuidado.

No solo son herramientas, pues se trata de una forma práctica de recibir recordatorios sobre cualquier cuestión relacionada con la salud y con el cuidado. Quizás, después del amplísimo desarrollo de aplicaciones referentes a todo tipo de temas, ni siquiera nos sorprenda hablar de instrumentos que permiten tal o cuál función.  Sin embargo, cada vez son más esenciales en nuestro día a día.

¡No dudes cuando se trata del cuidado!

¿Una conclusión?

En este post, no solo hemos querido compartir contigo la importancia de cuidar de las personas tanto física como emocionalmente, sino también la de ayudar a nuestros mayores y contribuir a un final de la vida digno en el hogar. Proteger nuestra labor de cara a pacientes y familiares. Para conseguirlo, es necesario planificar y, para ello, existen aplicaciones que ya permiten anotar cualquier valor médico, recordatorio o cuestión.

¿Te has quedado con alguna duda?

Alguien dijo una vez que “el cuidador es la luz en la oscuridad de muchas personas”. El post que hoy compartimos con vosotros es una manera de verificarlo.

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes