Estamos cansados de toparnos con titulares del tipo ‘La evolución del teléfono móvil’, ‘Los hitos del teléfono móvil’, ‘La repercusión…’. ¿Acaso existe alguien que hoy en no se haya dado cuenta de este fenómeno? No lo creo. Sin embargo, si hurgamos un poco más en este tema, podemos ser testigos de cómo lo han vivido algunos sectores de la sociedad. ¿Cómo lo han sentido los cuidadores de pacientes y familiares?, ¿qué cambio ha supuesto en sus vidas?, ¿cómo influye en el desarrollo de su trabajo?

De esto queremos hablaros hoy.

El perfil de los cuidadores experimenta una evolución

Cuando os hablamos de cuidadores, no estamos haciendo referencia simplemente a los de personas de 65 y más años o enfermos, sino que también atañe a familiares y todo lo que ello engloba. Desde nuestros hijos y padres hasta nuestros hermanos y abuelos. Su perfil ha venido vinculándose principalmente a mujeres, según datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (IMSERSO). Con el desarrollo de las tecnologías, sin embargo, ocurre lo contrario. Parece que son los hombres quienes hacen un mayor uso del teléfono móvil para acceder a la red.

De esta forma, parece que nos encontramos ante una controversia. Tenemos un planteamiento que hacernos y hacerte: si las mujeres predominan en el cuidado de pacientes y familiares, pero son los hombres quienes utilizan en mayor medida los dispositivos móviles para acceder a la red, ¿quién hará un mayor uso de las aplicaciones para centralizar la información en el cuidado?, ¿se trata de una manera eficaz de aumentar el uso de las tecnologías por parte de las mujeres? O, dicho de otro modo, ¿será una alternativa eficaz, también, para igualar los puntos entre hombres y mujeres?, ¿despertará la tecnología un mayor interés en los hombres para cuidar de pacientes y familiares?

Todavía es pronto para dar una respuesta veraz a estas preguntas, pero serán los años quienes demuestren los resultados.

El teléfono móvil: una revolución en las labores de cuidado

Puede que os estéis preguntando en qué ha supuesto una revolución para esta profesión. Algunos, incluso, puede que estéis pensando en las posibilidades de comunicación que otorga. Pero nosotros queremos ir más allá. Hacemos referencia al desarrollo de aplicaciones capaces de centralizar toda la información referente a valores médicos, toma de medicamentos, personas que cuidan de nuestros allegados, citas con el médico, etc. En este sentido, las aplicaciones móviles para iPhone y Android han revolucionado las acciones de los cuidadores.

Dicen adiós a la incertidumbre para dar la bienvenida al control. Se despiden de la desorganización de la información sobre la salud para recibir la estandarización. Y se olvidan de las preocupaciones para vivir en un ambiente de paz.

No es cuidar mucho, es cuidar bien

Las enfermedades traen consigo signos. La necesidad de un cuidado, también. Las personas dependientes necesitan un acompañante de vida fiable, y ese suele ser el cuidador. Hasta el momento, hemos visto cómo se han lanzado numerosos productos capaces de apoyar el cuidado desde distintas perspectivas: aplicaciones, monitores, herramientas tecnológicas, etc. Sin embargo, apenas se han detenido en la función de centralización. ¿A qué nos referimos?

Nada más y nada menos que al hecho de reunir en un único lugar diferentes datos y valores sobre nuestra salud y la de las personas que tenemos a nuestro cargo. Esto, nos permite cuidar bien, pues podremos acceder en cualquier momento a la información y tomar decisiones al respecto. Pero ¿sabéis qué es lo más importante? Que los últimos desarrollos en la materia ya están atendiendo a esta función. Como les decíamos, no se trata de cuidar mucho, sino de cuidar bien.

Cuida de lo verdaderamente importante.

 

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes