Acabamos de pulsar el botón de la actualidad. Al hablar de los tiempos que corren ponemos en tela de juicio los que ya han corrido. Tradicionalmente, las tareas de cuidado de pacientes y/o familiares se han basado en la atención sociosanitaria a personas que necesitan un cuidado especial. Ancianos, hijos pequeños, personas con Alzheimer o cualquier otra enfermedad pueden ser buenos ejemplos de ello.

Desde tiempos remotos hemos sentido la necesidad de cuidar de nosotros y del resto, y es que nos encontramos antes una necesidad primaria que nace de nuestra propia esencia. Pero los tiempos han cambiado, y, con ellos, también lo han hecho las formas del cuidado.

¿Eres un profesional del cuidado? ¿Cómo garantizas que tus tareas están vinculadas a los tiempos que corren?

Sube con nosotros en este post y no te quedes atrás.

La importancia de la atención sociosanitaria

La importancia es tal que se han desarrollado cursos formativos que atienden a este campo. Las razones se encuentran en la importancia de conocer las acciones concretas que debemos llevar a cabo en situaciones determinadas. Los cuidadores aprenden, así, a “organizar, preparar y controlar las intervenciones de atención a las personas y a su entorno”, “desarrollar intervenciones de atención psicosocial a personas con necesidades específicas”, “intervenciones de atención física”, “actividades relacionadas con la gestión y el funcionamiento de la unidad convivencial”.

No obstante, esta no es la única ruta que deben trazar los cuidadores. Los planes de formación atienden también a la manera en que se deben planificar y controlar dichas intervenciones. La atención sanitaria, la higiene, la atención, el apoyo psicosocial, el ocio y el tiempo libre, el apoyo domiciliario, la alimentación y la nutrición familiar, las necesidades físicas, y la comunicación forman parte de un buen cuidado, tal y como señala el Ministerio de Educación y Formación Profesional.

¿Cómo podemos mantener el control sobre estas tareas?

Ha llegado el momento de decirlo. De abrir el cajón y pulsar el botón de la innovación. Queremos hablarte de la tecnología como parte del cuidado de pacientes y familiares, y para hacerlo queremos hablarte de las aplicaciones móviles. Cientos de profesionales han desarrollado sistemas tecnológicos para facilitar algún aspecto relacionado con la salud, pero ¿qué ocurre con el cuidado?

Se trata de dos escenarios que van de la mano en el bienestar de las personas. Las aplicaciones han sido desarrolladas para mantener el control sobre quién cuida a tal persona en un determinado momento, cuánto tiempo lo ha hecho, anotar las tareas realizadas, centralizar valores médicos o referentes a la atención sociosanitaria, etc.

Así que…

Podemos referirnos a las aplicaciones móviles como la mejor forma de asegurar un cuidado de calidad en los tiempos que corren. Y lo creemos porque confiamos en la fusión de la tecnología con las habilidades humanas. El cuidado ya no es cosa de uno, sino de dos. Personas y tecnología han confluido en un sector claramente orientado al bienestar. Hijos, padres, pacientes, hermanos, abuelos forman parte de nuestro entorno más cercano. El mantenimiento de nuestro árbol de la vida debe empezar por nosotros. Por ti y por mí.

Si formas parte del mundo sociosanitario y estás pensando en unirte al uso de la tecnología, pero no sabes como hacerlo, te damos la bienvenida a Uilyo. Nuestro equipo estará encantado de ayudarte a resolver cualquier cuestión sin compromiso.

¡Cuidar de los tuyos es cuidar de ti!

CTA beta uilyo