Suenan vientos de cambio. Modificar aspectos de nuestra vida diaria es, a menudo, un importante desafío que nos sacude de inmediato. La Era de la Información nos ha cambiado a todos, porque, queramos o no, ha llegado para quedarse. En un principio, las tecnologías y el big data parecían dos factores vinculados a grandes sectores y empresas. Con el paso de los años, hemos visto que este paradigma ha salpicado a todas las partes de la sociedad.

El cuidado de pacientes y familiares es una de ellas, y hoy estamos aquí para contártelo.

El big data aterriza en la gestión clínica

Cualquier sociedad en el mundo tiene marcado el objetivo de mejorar la salud de la población. Conseguir nuevas oportunidades en esta materia no es una tarea fácil, pero las herramientas tecnológicas se han convertido en el camino más directo a su logro. ¿Podemos afirmar que nos encontramos ante la aliada perfecta para mejorar la salud?

Si echamos un vistazo a los últimos informes de las TIC en el Sistema Nacional de Salud, la respuesta solo puede ser sí.

Como te veníamos contando, el big data parece haber llegado a la salud para quedarse. Enriquecen la gestión clínica, entendiendo como tal “el proceso de toma de decisiones en la práctica clínica orientado a conseguir el beneficio máximo para el paciente y cuyo objetivo es la mejora de la calidad del servicio, implicando a todos los profesionales que participan en su realización”, tal y como indica el informe sobre Herramientas de gestión clínica (I).

El empleo de la tecnología en el big data nos ha llevado a aceptar el uso de herramientas que nunca antes nos habíamos planteado. A veces, ni siquiera somos conscientes de que estamos siendo testigos directos de su utilización. Hemos vivido consecuencias claras en su llegada, tal y como la reducción de los tiempos de espera.

¿Es fundamental el big data para seguir avanzando? Piénsalo por un momento. 

Consecuencias del aterrizaje del big data en el cuidado de pacientes

En esta ocasión, hablar de consecuencias es sinónimo de mencionar las ventajas, pues es innegable los beneficios que ha otorgado la transformación digital del cuidado de pacientes y familiares. Queremos compartirlas contigo:

  • Mayor control sobre los datos del cuidado y salud de nuestros allegados.
  • Poder y capacidad para crear nuestra propia historia médica, así como la de nuestros pacientes.
  • Acceso a los datos sobre cuidado y salud en cualquier momento y lugar.
  • Organización y centralización de la información en un único sitio.
  • Traslado de la profesión del cuidado al próximo nivel gracias a la inclusión tecnológica.
  • Análisis de las necesidades y actuación inmediata en el momento necesario.
  • Mejora en el cuidado de personas.
  • Mayor capacidad para gestionar el cuidado y superar las barreras geográficas.
  • Recordatorios de medicamentos y citas médicas.
  • Capacidad para seguir, paso a paso, los valores médicos
  • Información a tu alcance y facilidad de registro de las mediciones.
  • Seguridad y eliminación de la incertidumbre sobre pacientes o familiares con Alzheimer.

¿Hacia dónde crees que se dirigen tus acciones de cuidado? ¿Ya has sentido el cambio?

A modo de resumen

Si tuviéramos que explicarte en pocas palabras el objetivo de este post, diríamos que nos hemos sumergido en la parte tecnológica y más avanzada de los cuidados de las personas. Creemos que se trata de una labor que no puede pasar desapercibida en la sociedad, ni tampoco quedarse anclada. Estamos convencidos de que la llegada del big data ha supuesto una revolución en todos los sectores, y el del cuidado lo ha vivido experimentando numerosas ventajas. Sirvan de ejemplo las que te hemos contado en este post, aunque, seguramente, nos hayamos dejado alguna en el tintero.

Si ya has entrado a formar parte del uso de aplicaciones móviles en el cuidado, si ya has vivido el uso del big data en el sector de la salud, puedes ponerte en contacto con nosotros para contarnos cómo lo has vivido.

¿Quién pudo imaginar que el sector salud podría llegar hasta tal punto? ¿Qué podemos esperar de él? ¿Hacia dónde nos dirigimos? ¿Cómo lo están viviendo los propios cuidadores?

El tiempo nos traerá las mejores respuestas.

evolución de la tecnología para el cuidado de familiares y pacientes