Big data, blockchain, inteligencia artificial… El mundo está cambiando su manera de gestionar la información, y si algo nos queda claro en este momento, es que la tecnología nos está ayudando a conseguirlo. A veces, no sabemos la información que tenemos hasta que le damos un orden y un sentido. Los datos son uno de los principales activos de las empresas en la actualidad, y la tecnología blockchain tiene mucho que ver con esto.

¿Quieres saber de qué trata?

Una blockchain revolucionaria con los datos de nuestra salud

Lo que queda claro de todo el universo tecnológico es que las TIC han venido a solucionar los grandes problemas de los ciudadanos. En este caso, en la salud. Desde que la blockchain o cadena de bloques llegó a nuestras vidas hace alrededor de 10 años, ha abierto las puertas a un nuevo modelo de gestión de datos en el sector de la salud. Estamos sintiendo sus primeros pasos, pero, algunos expertos como Dioni Nespral, del Congreso eSalud, están convencidos de que la blockchain “va a cambiar todos los sectores en los que trabajamos, y sobre todo el de la salud”.

Vendrán tiempos de cambios tan revolucionarios que estarán a años luz de lo que hemos vivido durante los últimos 30 años.

¿Para qué se utiliza blockchain en la salud?

Todos hablamos de tecnología blockchain y de su infinidad de aplicaciones en los sectores de la sociedad, pero ¿qué aporta exactamente esta tecnología en la salud?

  • La inmutabilidad del dato. Asegura su integridad y el poder saber qué ha ocurrido en todo momento en los distintos agentes de la cadena (trazabilidad). Mayor seguridad.
  • Otorga mayor poder al paciente gracias a la descentralización, lo que implica ser los dueños de nuestros propios datos. Conocer al detalle nuestro historial médico.
  • Hacer contraseñas y contratos inteligentes que nos permiten desarrollar nuevas aplicaciones.
  • Podrán acceder a sus datos en cualquier momento, lugar y dispositivo.
  • E incluso las industrias podrán verificar y conocer al detalle todo el proceso de realización de los medicamentos.
  • Gestionar los modelos de salud de una forma mucho más eficiente, con nuevos modelos de prevención, entre otras cosas.

Hemos abordado la salud desde distintos puntos de vista: desde los pacientes hasta las industrias y los modelos de las Administraciones Públicas.

El big data del sector médico

Muchas personas se preguntan por qué habría que aplicar las técnicas del big data en el sector de la salud. Nuestra respuesta hoy viene de la mano del valor, porque eso es lo que pretendemos obtener finalmente. En mitad de toda la cantidad de datos que se generan sobre salud cada segundo, el médico debe proporcionar un mejor servicio a los pacientes. Por eso, hablamos de unas técnicas que se irán aplicando a largo plazo: inteligencia artificial desde una perspectiva práctica.

Cuando los datos se vuelven masivos y vemos un beneficio en su almacenamiento, es el momento de buscar la organización y el orden entre ellos. Hacerlo en una base de datos permite centralizar todos los datos en un único lugar.

En la salud existe un número muy amplio de fuentes de información que arrojan grandes cantidades de datos sobre enfermedades, centros sanitarios, pacientes, empleados, industrias farmacéuticas, etc. Si el personal sanitario tuviese todos estos datos bien organizados y disponibles, serían de gran utilidad para su trabajo.

Así que, podemos decir que el principal objetivo aquí es buscar el orden de la información para darle sentido y sacarle todo el máximo provecho. Los modelos predictivos que introducen la inteligencia es una de las principales técnicas para hacerlo posible.

CTA beta uilyo