Los smartphones nos ayudan en muchos y diversos aspectos de nuestra vida cotidiana. Nos facilitan la vida en diversos aspectos que hace 20 años pensábamos que eran inimaginables. Nadie duda en cuanto a su utilidad, pero poco a poco, vamos viendo y sintiendo como surgen problemas físicos por el uso excesivo e inadecuado de los smartphones.

Entre todas sus funciones, nos pueden echar un cable para llevar una vida más saludable, nos pueden ayudar a tener un mejor seguimiento de la salud de nuestros familiares como de la nuestra, etc. Pero como con todo, el uso en exceso e indebido de los teléfonos inteligentes nos puede llevar a complicaciones de salud que podríamos evitar con un mejor uso. Los problemas en los que pueden desembocar son tanto físicos como psicológicos. Ahora nos centraremos en los físicos.

4 problemas físicos por el uso excesivo e inadecuado de los smartphones

Dolor en el codo

Una de las primeras dolencias relacionadas directamente con el uso del teléfono móvil –todavía no existían los smartphones, pero con ellos siguen dándose estos casos– está relacionada con las postura que adoptamos cuando contestamos una llamada. Obviamente, ocurre si uno pasa mucho tiempo hablando por teléfono y lo que sucede es lo siguiente: la postura que toma nuestro brazo en una llamada puede dañar el nervio cubital debido a la hipertensión de los nervios del codo.

Mano de Garra

¿Nunca has sentido después de pasar mucho tiempo con el teléfono móvil dolor y agarrotamiento tanto en los dedos como en las muñecas? Si tu respuesta es sí, tienes papeletas para desarrollar la denominada “mano de garra”. Esta enfermedad consiste en que se te van agarrotando poco a poco los tendones reduciendo la movilidad de tus manos y adoptando una forma como la de una garra, de ahí su nombre. Esto surge a raíz de que, en ocasiones, el dedo se queda flexionado de manera involuntaria, y cuando lo movemos para que vuelva a su posición habitual, ocasiona dolor.

El cuello de mensaje de texto

La cabeza de una persona adulta pesa alrededor de 4 y 5 kilos que son sostenidos por nuestro cuello y espalda. El problema surge cuando debido a una mala postura constante al revisar el móvil, si alcanzamos un ángulo de 60º de inclinación sobre la pantalla, nuestro cuello y espalda estarían sujetando 27 kilos de carga. El uso prolongado y la toma de estas tan incomodas y antiergonómicas posturas puede acarrear daños severos a largo plazo e incluso, podría acabar en una cirugía.

Problemas auditivos

No es que te vayas a quedar sorda como una tapia por estar constantemente usando los audífonos, pero sí que su uso prolongado y a un volumen más alto de lo recomendable puede dañarte tus facultades auditivas.

Para conocer qué tipo de salud auditiva gozas existe la aplicación Prueba de Audición. Te hace un examen de audiometría tonal para determinar qué grado de pérdida auditiva presentas en relación con la frecuencia sonora.  Solamente con unos audífonos y el uso de esta app podrás identificar si necesitas ayuda médica o no

Como has podido ver, evitar todos estos problemas está en nuestras manos –nunca mejor dicho–. Debemos tirar de conciencia y sentido común, fomentando siempre un uso adecuado, para poder hacer nuestra vida más saludable en todos los aspectos.